Seguir viviendo

 

Si moría hoy nadie la lloraría, nadie se abrazaría al cajón deseando que despertara. No se dirían cosas buenas ni malas.

 

Mejor seguir viviendo.