Buscar
  • Alejandra Castillo Flores

V - Rumbo a Mondoñedo

Desperté los miedos. Los llevé en la mochila sin conocerlos mucho. Les he conversado en algún momento, olfateado otras veces y pocas veces me he sentado frente a frente.

Descubrí cuando mis alarmas se encendían.

Hasta ahora el caminar solitario me ha brindado la ilusión de coraza. Miré a los ojos el miedo a ser dañada. Y ahí estabas tú, otra vez, llamándome al encuentro.

Tuve miedo de no llegar. Me mostraste tu cruz colgada de mi cuello, concentré el paso en ti y me enterré en tu cuerpo.

Lloré mi debilidad frente a tu altar con la fe a medias, te presenté la noche mal dormida, decidí seguirte día a día.

Me empapé de miedos durante días sin saberlo, lo sentí en mis huesos. Aprendí a aceptarlos, los desnudé de a uno, les quite su reino.