Nos parieron libres

Nos parieron libres

y así permanecimos

por segundos.

 

Nos moldearon con excusas,

nos hicieron prisioneros

de ideas,

de objetos,

de amores dominantes,

de reglas sin sabores.

 

Y así…

dormidos en los brazos de la madre

recorremos inconscientes

hasta regresar al útero,

para volver a parirnos

esta vez libres para siempre.

 

La antesala de la muerte.