Mi hora es a las cinco

 Está todo tan verde

todo muy florecido.

 

Momentos escondidos,

de mates compartidos.

 

La gente sobre el césped,

durmiendo borracheras,

durmiendo la pobreza,

siestas de olvido.

 

Las parejas contra el tronco

envueltas en caricias;

aquellas sin mucho amor,

caricias atrevidas.

 

¿Cuántas veces recorrimos

este parque despacito?

 

Veo el mar,

siento el viento

y no me olvido.

El mejor tiempo aquí…

fue mío y de mis niños.

 

Me voy…

Mi hora es a las cinco.

 

(Musicalizada por Numa Moraes

en el “Taller de Poesía y Música

Popular "de Bienestar Univeristario)