Este sábado de sol

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este sábado de sol trae recogimiento, tiempo de mirar hacia dentro. Un tiempo sagrado y necesario en el camino que se está haciendo.

 

Preparo mi mate con canela, pongo la música que me gusta y abro mi corazón a lo bueno.

 

Por alguna razón, el tema en los grupos a los cuales pertenezco, esta semana ha sido el amor.

Para cada ser humano tiene un significado diferente, despierta miedos diferentes.

 

Algunas veces lo limitamos a la pareja, siendo que toca todos los rincones del alma y todas las relaciones.

 

Sin duda llega una etapa en que nos descubrimos redefiniendo el sentir, porque lo que creíamos que era, ya no nos queda.

 

Nos hemos ido transformando, reinventando hasta el punto que es necesario descubrir nuestros nuevos sentires.

 

En ese camino de redefinir, reafirmo que no es posesión.

 

Es no tener miedo a demostrar lo que se siente. La tranquilidad de saber que el otro puede no sentir lo mismo. Es entender cuando un hijo parte, cuando un amor se va, cuando un amigo decide no ser honesto. Sentir que nada es personal, que cada uno sigue el camino necesario para su evolución.

 

Es respetar las diferencias y continuar sintiendo que esa persona, sea quien sea, ha sido un regalo en nuestra vida.

 

Llevar el corazón a vibrar con el pensamiento de que todo vale la pena, hasta el dolor que viste la túnica blanca de Maestro.

 

En el camino que hago, me descubro sonriendo frente a un regalo que identifica a mi mejor amigo,o a la flor que quiero para mis hijos, o al libro que se que le va a gustar; la alegría frente a todo aquello que me trae la presencia del ser amado.

 

Hay un amor mas grande que no tiene que ver con ocupar el mismo espacio, compartir la casa y si los sabores de la vida. Esta el amor que te expande cuando se une el pensamiento y la imagen con el corazón. Es el amor a la soledad y de como uno se siente cuando mira su imagen en el espejo.

 

Es amarnos, olvidando los tatuajes dejados en nuestro cuerpo por otros seres, recordando el aprendizaje.

 

He dejado atrás el miedo de este último tiempo, me abro al amor en todas sus formas, perdonando, aceptando y deseando el bien desde lo mas profundo de mi alma.

 

Las mas bellas lágrimas, las mas bellas sonrisas, mis pasos seguros, el sol en mi rostro y la luna en la noche son parte del todo.