Poema número uno

Han sido días de lluvia…
Lágrimas inmensas corren por la mejilla sin destino cierto,
tu voz ya no se escucha,
tus palabras ya no se escriben,
tu alegría ya no se comparte,
tu pasión se hizo silencio…

Has elegido la ausencia,
tal vez por cobardía,
por miedo,
o simplemente por indecisión…

He elegido tu presencia en mis pensamientos,
en mi cuerpo…
He elegido las lágrimas antes que nada,
los recuerdos sobre los olvidos,
el calor de un abrazo antes que el frío,
el amigo…

antes que el amante.

He elegido tu presencia en mi vida de mil maneras…
Simplemente tu presencia…
para que el dolor sea alegría,
para que el compartir sea real,
sin pasiones,

deseos,

esperas,

ni llegadas…
Simplemente tu presencia compartida,
esa que nos hace más que amantes…amigos.
Es esa la presencia que no quiero perder.

Que sepas que contás conmigo…
Para una palabra,
una sonrisa,
una broma…

Que sepas que contás conmigo

para una lágrima,
un abrazo,
una confidencia,
soltar lo que te ahogue…

Simplemente que contás conmigo…

Que cuando te digo: Te quiero… lo disfrutes.

Porque el amor es más grande

y profundo que el sexo.
Porque tener un amigo con quien sentirse libre

es un regalo del cielo…

¡Porque no vale la pena perderlo!
Porque nuestro tiempo es incierto…
la vida llama a vibrar, 
a sentir,

a compartir lo más sencillo.